Anillo Protector Ambiental
para el Mar Menor

El objetivo del Anillo Protector Ambiental es salvaguardar el ecosistema del Mar Menor, aportando una solución definitiva, avalada por criterios científico-técnicos.

DESCARGA DOCUMENTO:

Posición Técnica de Fundación Ingenio

DESCARGA DOCUMENTO:

Dossier Anillo Protector Ambiental

La entrada de agua dulce: uno de los principales problemas para el Mar Menor

Uno de los principales problemas del Mar Menor en la actualidad es la entrada de agua dulce, tanto superficialmente como subterráneamente, que aporta además sedimentos cargados de nutrientes.

Esta entrada de agua dulce ha reducido la salinidad de manera muy sensible hasta valores similares a los del Mar Mediterráneo, según el Grupo de Trabajo de la Cuenca Vertiente del Comité de Asesoramiento Científico para el Mar Menor.

Las estimaciones de entrada de esta agua dulce al Mar Menor desde septiembre de 2019 hasta la primavera de 2020 se cifran en unos 135 hm3, fundamentalmente a consecuencia de los episodios de lluvias torrenciales de septiembre y diciembre de 2019 y de enero y marzo de 2010, agravada la situación por el nivel singularmente elevado del acuífero del Cuaternario motivado en gran parte por la prohibición de extracciones para regadío. Como resultado de estas DANAS sucesivas se ha alterado considerablemente la salinidad de la laguna.

Informe Integral sobre
el estado ecológico del Mar Menor

En relación con la contaminación del Mar menor, de acuerdo con lo apuntado por el Informe integral sobre el estado ecológico del Mar Menor, elaborado por el Comité de Asesoramiento Científico del Mar Menor, en su capítulo 5 (Depuración y Descontaminación de Aguas): las fuentes principales de los elementos causantes de la eutrofización son: las aguas de diferentes orígenes como agrícola, residuales urbanas, y las aguas procedentes de escorrentías causadas por lluvias torrenciales; además de la deposición seca de los óxidos nitrosos de motores de combustión interna; así como los vientos saharianos que aportan hierro.

Las aguas proceden: de drenajes de parcelas agrícolas, escorrentías de lluvias, desbordes de alcantarillado municipal y de aguas subterráneas.

En relación con la contaminación del Mar menor, de acuerdo con lo apuntado por el Informe integral sobre el estado ecológico del Mar Menor, elaborado por el Comité de Asesoramiento Científico del Mar Menor, en su capítulo 5 (Depuración y Descontaminación de Aguas): las fuentes principales de los elementos causantes de la eutrofización son: las aguas de diferentes orígenes como agrícola, residuales urbanas, y las aguas procedentes de escorrentías causadas por lluvias torrenciales; además de la deposición seca de los óxidos nitrosos de motores de combustión interna; así como los vientos saharianos que aportan hierro.

Las aguas proceden: de drenajes de parcelas agrícolas, escorrentías de lluvias, desbordes de alcantarillado municipal y de aguas subterráneas.

Informe Integral sobre
el estado ecológico del Mar Menor

Hay que indicar que la alta carga de nutrientes que presenta el acuífero se debe a malas prácticas agrícolas de hace décadas (riego por superficie con gran aporte de nitratos), ganadería, y vertidos de aguas urbanas. Según Alejandro Pérez Pastor, Catedrático de la Universidad Politécnica de Cartagena, en el Campo de Cartagena se están aplicando las técnicas más avanzadas de riego y fertirrigación del mundo, lo que posibilita una agricultura de regadío sostenible y compatible con el Mar Menor. Sin duda alguna la Fundación Ingenio alentará y apoyará la implementación de medidas prácticas y eficaces para evitar el grave daño que está provocando al Mar Menor la entrada de agua dulce.

Creemos que la agricultura no es el problema del Mar Menor, sino parte de la solución.

Agricultura y Mar Menor
son compatibles

La preservación de este ecosistema no pasa por destruir la actividad que representa el motor socio-económico de la Región de Murcia y el Campo de Cartagena, sino por la puesta en marcha de una serie de medidas e infraestructuras sostenibles.

Muchas de las obras y actuaciones que eliminarían en gran parte la posible afección del regadío al Mar Menor ya han sido contempladas en la Planificación Hidrológica desde hace décadas, por lo que no se entiende cómo todavía no se han ejecutado.

Tres pilares del Anillo Protector Ambiental

Buenas prácticas agrícolas

Los agricultores históricamente han demostrado su resiliencia para adaptarse a los nuevos escenarios tecnológicos, climáticos y medioambientales. En ese sentido, Fundación Ingenio incorpora al Anillo Protector Ambiental la optimización constante de las prácticas agrícolas, tomando como ejes rectores la sostenibilidad y el uso eficiente de los recursos, así como la innovación y la digitalización.

Reducción de la descarga subterránea

Uno de los principales problemas del Mar Menor en la actualidad es la entrada de agua dulce, tanto superficialmente como subterráneamente, ya que la misma aporta sedimentos cargados de nutrientes. Al respecto, hay que indicar que la alta carga de nutrientes del Acuífero Cuaternario no tiene nada que ver con las prácticas de precisión que aplican los agricultores actualmente, sino que es el resultado del cúmulo de prácticas inadecuadas implementadas décadas atrás, sumado a la ganadería y los vertidos de aguas urbanas.

Reducción de la descarga superficial

En línea con el punto anterior, resulta fundamental reducir la descarga al Mar Menor de las aguas procedentes de las escorrentías, es decir, las corrientes de agua que se generan tras las DANAs o gotas frías.

Éstas arrastran hacia la laguna los sedimentos provenientes de los drenajes de parcelas agrícolas, así como del alcantarillado municipal y los tanques de tormentas (todos ellos sistemas que se ven colapsados ante las lluvias torrenciales).

Desde Fundación Ingenio, y con la participación de un comité de expertos científicos, hemos diseñado el Anillo Protector Ambiental, que aúna propuestas previas e incorpora actuaciones nuevas con el objetivo de recuperar definitivamente el Mar Menor.

logo Fundación Ingenio
Ponemos en valor la producción de alimentos como motor de sostenibilidad ambiental y cultural que alimenta al mundo, gracias a su compromiso de avanzar a través de la ciencia, la tecnología y la sociedad.